HomeMenu

Hamer y el agua con sal

En su "Nota a los italianos", al final de la página 7, Hamer habla de los baños en agua con sal como una terapia sintomática a usar en caso de oliguria (orinar menos de 600 ml al día).

También habla de ello en su libro (folleto) de presentación de la Medicina Germánica (el que tiene la foto de su hijo en la portada)(*), cuando habla de la "Terapia para el SÍNDROME", donde dice:

"En los casos en los que no resulta fácil o no suficientemente rápido solucionar el conflicto de existencia (o de refugiado o de sentirse solo), hay algunas terapias sintomáticas que pueden ayudar transitoriamente al paciente, mientras se encuentra una verdadera solución a su conflicto. Por ejemplo:
(...)
- Una ayuda sintomática para aumentar la producción de orina es tomar uno o dos baños diarios de agua salada (0,9% de sal por litro de agua o 1 Kg. de sal en 99 litros de agua) durante una hora. El organismo se siente "como en el mar original" ya que en la época en la que nuestros ancestros abandonaron el mar, éste tenía una solución salina al 0,9%."

Pero no podemos usar cualquier sal para el baño:

Si no tenemos agua de mar, el agua con sal marina o de roca es un buen sustituto, pero no tiene todas las propiedades del agua de mar. Por ejemplo, sólo en agua de mar diluida (isotónica) viven los glóbulos blancos, como se volvió a comprobar en 2012 en la Universidad de Alicante.

Como diurético, el agua de mar tomada de cualquier forma es muy eficaz.

(*)

Este texto no está en las primeras ediciones del folleto. Según mis informaciones, la Sra. Germaine (terapeuta y ex-presidenta de la asociación Plural-21 en Barcelona) le sugirió al Dr. Hamer usar baños de agua de mar. Inicialmente no tuvo éxito pero luego el Dr. Hamer reconoció esa posibilidad y empezó a incluirla en el folleto, pero no sabemos por qué, en vez de recomendar agua de mar recomienda agua con sal, que no es tan buena como el agua de mar.


Benditos médicos del seguro (en España) que recetan esto.

En España se puede comprar agua de mar en casi cualquier dietética (por ejemplo, esta), en farmacias (más cara), y en algunos supermercados como éste.

O en esta panadería ecológica que hace el pan con agua de mar y también la vende.

Rezar el Rosario (mejor en latín) es el último y único recurso que nos queda.

Copyright - Aviso legal y ciberseguridad - 
Arriba