HomeMenu

La malaria (el paludismo) es la gripe

Esto es lo que afirma un médico que vive en una zona endémica de malaria, y lo que recomienda lo practica con su familia y él mismo.

Además, es bastante razonable lo que él dice, pues cuando dos enfermedades tienen los mismos síntomas y tratamiento, lo más lógico es pensar que son lo mismo.

Objeción: ¿Y todo lo que dice la medicina oficial sobre la culpa del mosquito?

Recordemos lo que el Dr. Gérvas (profesor en varias universidades famosas) decía: “El 90% de la investigación publicada en medicina es falsa”. (Fuente).

Y si interpretamos correctamente sus síntomas (según los descubrimientos del Dr. Hamer) sabemos que es un proceso de restablecimiento, pues todos son síntomas de la fase curación. Y por tanto, como en toda fase de restablecimiento, sólo hay que intervenir con medicamentos en casos raros, graves, en que corre peligro la vida del enfermo.

A continuación hay el índice y prólogo del libro "A la découverte de l'utilité du paludisme", del Dr. Bahié. Puede adquirirse en varios sitios. Para encontrarlos puede buscar el título en internet (precio 75 €).

Libro "A la découverte de l'utilité du paludisme" (descubriendo la utilidad del paludismo)

Autor

El Dr. Richard Péguy Bahié nació el 10-12-55 de padre y madre labradores. Era el único hijo de una familia de cinco hermanos. Tímido y callado, recibió su educación de una madre dura que le forjó en lo que es hoy. Hoy es el pionero y único higienista profesional de África, y autor de varios libros sobre la salud a través de la alimentación.

Contraportada

A través de este libro me gustaría hacer comprender al mundo entero, y especialmente a los habitantes de los trópicos, que el paludismo no es nada peligroso: el paludismo no es más que un conjunto de reacciones defensivas del organismo. Al contrario, el paludismo es una gran herramienta con la que el cuerpo humano se libra de las sustancias tóxicas procedentes de la alimentación conceptual, los medicamentos, etc. En otras palabras, cualquier cosa que altere la energía nerviosa del cuerpo. Respetar el curso de las reacciones de defensa del paludismo es una salvación. El organismo vivo lo necesita para limpiarse. En condiciones de nutrición no específicas de la raza humana, un organismo humano que ya no es capaz de crear paludismo es un cadáver. Es un organismo que ha perdido toda capacidad defensiva y está abandonado a su suerte. La población de la zona tropical necesita saber urgentemente que el paludismo no tiene nada que ver con el mosquito, o que el mosquito no es la causa del paludismo. El cuerpo humano utiliza el paludismo para recuperar su salud, amenazada por los venenos quimio-culinarios.

Índice y preámbulo

Primera parte

Capítulo 1 ¿Qué es el paludismo?

Capítulo 2 Posibles síntomas del paludismo

Capítulo 3 El paludismo, otro regalo de Dios

Capítulo 4 Causas del paludismo

Capítulo 5 Otros factores agravantes

Capítulo 6 Por qué hay dos tipos de paludismo

Capítulo 7 La lucha contra el paludismo

Capítulo 8 El pobre mosquito

Capítulo 9 La fobia a los mosquitos es ridícula

Capítulo 10 La gente de los países tropicales sigue teniendo miedo a los mosquitos

Capítulo 11 El poder curativo

Capítulo 12 La única cura para el paludismo

Capítulo 13 Una convicción inmutable

Capítulo 14 Cuando la ignorancia causa estragos

Capítulo 15 Sin falsedades

Segunda parte

A- Un despertar de la conciencia. Un mundo abandonado a su suerte.

B- Del discurso a la práctica

C- Malaria: los distintos casos

D- Seamos claros.

E- La salud es un reflejo de la pureza humoral, no de la vacuna.

Tercera parte

F- Al servicio de la vida

G- Los riesgos de la supresión artificial

H- Factores que conducen a complicaciones mortales

I- La vacunación: una ilusión de beneficio contra la salud y la vida

Cuarta parte

J- El paludismo: ¿una plaga sin solución?

K- El poder del cuerpo humano

L- El paludismo, una prueba de capacidad intelectual

M- La erradicación del paludismo

Preámbulo

Es mejor intentar comprender que creer con los ojos vendados y los oídos tapados. Esta lógica no gusta a la gente del trópico.

Prefieren creer; es más fácil: comprender requiere esfuerzo.

Por eso cada uno se inventa lo que puede, presentándoselo como un ángel del cielo. Ponen toda su fe en ello y se aferran con fuerza.

Aprenden de memoria y recitan todas las ridiculeces en las que basan toda su existencia, esperando que el cielo les envíe la gran felicidad hasta que la miseria causada por la malaria se los lleve.

Todo se hace para que duerman lo más posible.

Es una visión revolucionaria del paludismo que estoy encantado de proponer al gran público, por el bien de estas poblaciones.

Este libro es el fruto de años de trabajo minucioso: experimentos prácticos en seres humanos. Los primeros cobayas de esta obra son mi familia: mis hijos, mi mujer y yo mismo, con mucha paciencia.

Descubra en este libro cómo la higiene vital presenta un enfoque alternativo de rara eficacia y ofrece soluciones sencillas y prácticas al problema de la malaria.

Los medicamentos habituales no resuelven el problema del paludismo, sino que lo camuflan y lo desplazan: no lo curan definitivamente, sino que se limitan a enmascarar los síntomas.

* ¿Cuáles son las verdaderas causas del paludismo?

* ¿Debemos seguir culpando al mosquito?

* ¿Cuáles son los mejores tratamientos naturales para la higiene vital?

Esta obra responde a estas preguntas. Las estadísticas y las promesas con trompetas y fanfarrias no son la solución al problema.

Para el cuerpo humano, el paludismo es una droga que libera voluntariamente para su propia supervivencia y bienestar. Si tratas una "droga" con una droga, no cosecharás más que desolación.

Créeme, el cuerpo humano no te seguirá en nada que vaya en contra de su voluntad.

Si tratas el paludismo, o bien el sujeto muere repentinamente, porque has actuado contra la voluntad del cuerpo, como ocurre más a menudo, y los profesionales de la salud no se salvan, o bien el sujeto, cuya resistencia vital sigue siendo buena, se libra de un cáncer o de otra enfermedad crónica, de la que el cuerpo vivo inteligente querría librarse si se lo permitieras, porque sólo él está suficientemente cualificado para restablecerse a sí mismo en la salud.

Ni un solo síntoma de paludismo es potencialmente mortal

La peligrosidad del paludismo difundida por el público, y propagada continuamente por rumores, nunca se demuestra en un libro que se venda en las librerías, con demostraciones basadas en la fisiología.

Nunca se nos dirá la verdad sobre el paludismo... No debemos esperar nada de la comunidad científica mundial. Los rumores siempre se mantendrán vivos. Depende de nosotros abrir nuestros propios ojos, no los prestados.

Honrar la mentira

* Dios creó a la humanidad con total verdad y sinceridad. Desgraciadamente, la mayoría de los seres humanos padecen la mentira, la ignorancia y la creencia ciega, porque no buscan conocer la verdad.

Es cierto que para la mayoría de estas personas, todo lo que ocurre es verdad. Pero cuando no obtienen el resultado que buscan, recapacitan y se hacen preguntas. Esta mayoría de la población se alimenta de mentiras, a las que aclama. Nunca se cuestionan si lo que se dice y practica sobre la malaria es cierto. Consumen todos los derivados de la mentira criminal sin pensárselo dos veces.

* Es bueno saberlo. La misma práctica siempre da el mismo resultado

Nadie se para a preguntarse si vamos por el buen camino, y pensamos que tenemos que hacer lo que hacen los demás para estar a la moda y no hacer el ridículo. Como resultado, los que explotan la mentira se bañan a diario en la opulencia.

Capítulo 1: ¿Qué es el paludismo?

Definición

El paludismo es el conjunto de reacciones orgánicas de defensa que el organismo humano de un individuo de la zona tropical crea para librarse, en un momento dado, de la materia anormal acumulada.

En este sentido, el paludismo es la "enfermedad" más útil, porque contiene en sí misma varias "enfermedades" útiles, es decir, varias manifestaciones de autodepuración. El organismo decide limpiarse al mismo tiempo, utilizando varias vías posibles.

Ya no podemos contentarnos con la idea preconcebida de que el mosquito es el causante de la malaria.

Ha llegado el momento de remar contracorriente por nuestra única salvación.

La lucha contra el paludismo es un grave error. Sería más digno luchar contra el pensamiento único, el complejo de inferioridad, la confianza ciega, la ignorancia, etc. etc.

Con todo el mundo tan convencido de que es el mosquito el que da la malaria, nadie quiere mirar para otro lado.

Y sin embargo sigue muriendo gente (una cada 30 segundos) a pesar de las campañas de todo tipo que se organizan aquí y allá contra los mosquitos.

En boca de todos está: mosquito = malaria y cura = medicina.


Benditos médicos del seguro (en España) que recetan esto.

En España se puede comprar agua de mar en casi cualquier dietética (por ejemplo, esta), en farmacias (más cara), y en algunos supermercados como éste.

O en esta panadería ecológica que hace el pan con agua de mar y también la vende.

Rezar el Rosario (mejor en latín) es el último y único recurso que nos queda.
Copyright, aviso legal y ciberseguridad